La Ictioterapia

Con la llegada del buen tiempo, tendemos a ir más ligeras de ropa y a prestar más atención a los pies y las manos, por eso hoy vamos a hablar de una técnica que está muy de moda: la Ictioterapia; esta técnica la realiza un pecez que se llama, Garra Rufa, y ya desde tiempos remotos se usaba para este mismo fin.

El tratamiento lo va a realizar el pez ya que al no poseer dientes no muerden la piel, simplemente la succionan, gracias a su boca forma de ventosa.

La ictioterapia consiste en sumergir los pies, manos…en una pecera especial por espacio de unos 30 minutos.

La sesión de este tipo de pedicura consta de los siguientes episodios:

 1.- Se inicia con una comprobación de la parte de los pies (o la zona del cuerpo a tratar) que no tengan heridas, infecciones u hongos.

2.- Se realiza una limpieza exhaustiva de la piel con el objeto de eliminar todo tipo de impurezas o restos de cremas que puedan afectar al tratamiento o a los peces.


3.- Se sumergen los pies en la pecera, habitada con los peces garra rufa, por un espacio de unos 30 minutos.

4.- Terminaremos secando bien los pies, poniendo crema hidratante y se da un pequeño masaje.

Los peces garra rufa al no tener dientes lo que hacen es succionar las células muertas de la capa exterior de la piel (epidermis) sin llegar a tocar las capas interiores (dermis), al mismo tiempo que  emiten  una enzima, llamada dithranol que provoca el rejuvenecimiento de la piel, dejando la piel con una textura muy suave y favoreciendo la regeneración de células nuevas.
Se puede acabar la sesión con un masaje con crema hidratante que llega a la dermis fácilmente ya que los poros están limpios.

En cuanto a los beneficios de la ictioterapía:

1.- Eliminación de la piel muerta.

2.- Exfoliación de las zonas a tratar.

3.-Activacion de la circulación.

Esta técnica se está implantando cada vez más en centros de belleza y spas.

Comentarios