LA MUJER INVISIBLE

La artista argentina Hyuro intervendrá la estación de Núñez de Balboa con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

El próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, quedará instalada en la estación de Metro de Núñez de Balboa la cuarta intervención de Línea Zero, a cargo de la artista argentina HyuroLa mujer invisible, una serie de 21 dibujos colocados a lo largo de uno de los pasillos de la estación, hace referencia al trabajo de las amas de casa y su no remuneración, una labor llevada a cabo en la sombra y con poco reconocimiento social.

Hyuro es argentina pero vive y trabaja en Valencia. Su trabajo parte de la investigación de la calle como un espacio de reflexión, de liberación de nuestros propios miedos, conflictos e inquietudes que mantenemos con nosotros mismos y con el entorno en donde vivimos. Busca generar un vínculo entre la pintura y el público, contribuyendo a la búsqueda del enfrentamiento del espectador con la obra, despertando de esta manera la curiosidad y reactivando el diálogo interno que mantenemos con nosotros mismos, con lo que somos y el lugar que ocupamos en el mundo. Entre muchos de los temas tratados, destaca la figura de la mujer, no solo desde su condición de género asignado dentro de un mundo patriarcal, sino además como sujeto sometido a diferentes presiones y sobrecargas impuestas por un sistema capitalista. De esta manera invita a tomar consciencia de los límites y las condiciones por las que atraviesa nuestro cuerpo. Propone reflexiones sobre la identidad tanto individual como colectiva, cuestionando la libertad como las condiciones de los derechos fundamentales e inalienables de la persona.

La intervención de Hyuro es parte de un gran proyecto, Línea Zero, que ha estado llevando el arte urbano a diferentes estaciones y espacios de la red de Metro de Madrid durante los últimos siete meses. Podéis encontrar toda la información aquí.

Comentarios

Raquel Jiménez Bisutería ha dicho que…
Cuanto necesitamos las mujeres todavia visiblidad, somos como ese engrnaje que nadie sabe donde esta pero es imprescindible para que todo funcione, si un dia dejasemos de hacer ese trabajo que nadie nos tiene en cuenta el mundo se paralizaría.
Besos
Raquel