EXPOSICION DE BARBIE






I.  INTRODUCCIÓN



Barbie, reconocida a nivel mundial, es una gran desconocida en algunas de sus facetas más trascendentes.

En 1959 Barbie hizo cambiar los patrones del juego infantil. Al ser concebida con aspecto de mujer, en vez de bebé, las niñas ya no jugarían sólo a ser madres, rol marcado por la sociedad en esa época, sino que, a partir de ese momento, empezarían a imaginar lo que podrían llegar a ser cuando fueran adultas, así como desempeñar papeles a menudo inalcanzables en aquel momento. Astronauta, policía, médico, bombero, soldado, incluso la primera candidata a presidente de los Estados Unidos, son solo algunas de las profesiones, tradicionalmente asociadas a los hombres, que Barbie ha ido desarrollando.

Es bien conocido que Barbie es un icono de la moda. Barbie nace como modelo y “fashionista” y la moda es una constante en su trayectoria. Ha sido vestida por los diseñadores más destacados del mundo, como Dior, Givenchy, Armani o Lagerfeld, entre otros muchos, y a través de su evolución se puede hacer un recorrido por las tendencias estéticas del último medio siglo.
Pero lo que no es tan conocido es que Barbie ha sabido adaptarse perfectamente a cada época desde los años 60 XX hasta nuestros días. Durante casi 60 años ha inspirado valores como la igualdad de género, la auto superación, la integración racial, cultural y física, el respeto y la admiración por la diversidad, la apreciación por la cultura o la importancia de la familia y de la amistad. Barbie ha adoptado diferentes morfologías, razas, costumbres, estilos…

Debido a su impacto en la sociedad y a su vocación de universalidad, muchos artistas relevantes han visto un enorme atractivo en Barbie, quien a su vez ha rendido homenaje a diferentes manifestaciones culturales como el arte, la historia, el cine, la música, la arquitectura…incorporándolas a la cotidianidad de la infancia. 

En la exposición podemos verla transformada en legendarias reinas, como Isabel I de Inglaterra, Cleopatra o Josefina Bonaparte; en figuras destacadas de la música como Barbra Streisand, Cyndi Lauper o Jennifer López; o en mitos del mundo del cine, como Audrey Hepburn, Grace Kelly o Marilyn Monroe. 

También la veremos rendir homenaje a los grandes del arte a través de destacadas obras como El beso de Klimt, Los girasoles de Van Gogh, o los Nenúfares de Claude Monet, y encarnar a algunos genios de la pintura, como Leonardo da Vinci o Andy Warhol.

Fue en la década de los 50 cuando a Ruth Handler, casada con el cofundador de Mattel, se le ocurre crear una muñeca con características adultas. La idea surgió al comprobar que su hija Barbara prefería jugar con imágenes recortadas de las actrices de la época en vez de con las muñecas tradicionales. Y así, el 9 de marzo de 1959, nace Barbara Millicent Roberts, más conocida como Barbie, quien ha sabido adaptarse a las tendencias, a las inquietudes y a las distintas sensibilidades de la sociedad a lo largo del tiempo.

II. LA EXPOSICIÓN

La exposición hace un recorrido por la historia de este icono, a través de 438 piezas de colección y, además, descubre multitud de facetas desconocidas y sorprendentes de la primera muñeca creada con aspecto de mujer.
A lo largo del recorrido expositivo Barbie se convierte en una guía especial para contarnos, a partir de 1959, algunas de las transformaciones fundamentales que se han producido en la sociedad en los últimos sesenta años.

La muestra se divide en 8 secciones temáticas:

1) Barbie Evolution.

A finales de los años 50, la pequeña Bárbara Handler, hija de Ruth y Elliot Handler (cofundador de Mattel) prefiere jugar con los modelos y las estrellas de cine recortadas de las revistas, en vez de hacerlo con las tradicionales muñecas. A su madre no se le escapa cómo Marilyn Monroe, Elizabeth Taylor o Sandra Dee, con sus modelos sofisticados y su fantástico estilo de vida conquistan los sueños de su hija.

De esta intuición y en homenaje a la pequeña Bárbara, nace Barbara Millicent Roberts, más conocida como Barbie, el 9 de marzo de 1959 con su debut en la Feria del Juguete de Nueva York. Ruth, estimulada por su hija Bárbara, elaboró la idea de una muñeca con una imagen adulta, moderna, con medidas precisas: cintura fina y piernas esbeltas y largas, seno generoso y rasgos típicos del prototipo de mujer americana de moda del momento.

Barbie ha experimentado cambios físicos desde su creación, tanto en su cara como en su cuerpo, y ha adoptado diferentes razas, culturas y estilos. Por ejemplo, en 1971 sus ojos se ajustaron para mirar hacia el frente, en lugar de tener la mirada elegante lateral del modelo original, en 1977 su cambio de expresión se inspiró en Farrah Fawcett Majors, y en 2016, por primera vez, se simultanearon nuevos arquetipos morfológicos de altura y complexión.

En este apartado encontramos los 8 ejemplares icónicos más representativos de las transformaciones de Barbie entre 1959 y 2016, desde la primera Teen Age Fashion Model Barbie Doll, nombre con el que fue lanzada en la feria del juguete de Nueva York, al reciente modelo Barbie Fashionistas – Curvy .


2) De modelo a fashionista.

Este apartado está dedicado a un aspecto central de la vida de Barbie, la moda. La posibilidad de comprar por separado los diferentes atuendos, creados cada año para el guardarropa de Barbie, fue una de las claves del éxito de la muñeca ya que dejaba a las niñas la libertad de inventar nuevos looks e infinitos estilos. Los modelos seguían tan de cerca las nuevas tendencias estéticas internacionales que representaban un muestrario en miniatura de la evolución de la moda y del estilo. A la vez, y a lo largo de las décadas, Barbie es un testigo vivo de las transformaciones de la segunda mitad del S.XX, incorporándose a ellas y propagando también nuevos aires sociales, culturales, de ocio, o tecnológicos a lugares mucho más impermeables a los cambios y a la novedad.


3) La familia Barbie

A Barbie le gusta disfrutar de la vida, y comparte sus mejores momentos con su familia y amigos. La biografía y la gran familia de Barbie se fue articulando a lo largo del tiempo, y la componen sus cinco hermanas más jóvenes, Skipper (1964), Tutti (1966), Stacie (1992), Shelly (1995) y la pequeña Krissy (1999), su hermano, Todd (1966) y dos célebres primos, “Mod” Francie (1966) y Jazzie (1989). 


La mejor amiga de Barbie es Midge (1963), casada con su histórico novio Allan, con quien tuvo tres hijos. Y como el universo Barbie ha reflejado siempre la variedad del mundo real, en 1977 aparece Becky en su silla de ruedas rosa, en 1968 la amiga negra de Barbie, Christie, y a ellas se suman en el curso de los años amigas hispanas, asiáticas y multiétnicas como Teresa, Kira y Kayla. Mención especial merece su legendario novio Ken. Su primera aparición se remonta a 1961, y su primer encuentro con Barbie tuvo lugar en el set de su primer spot de televisión (Barbie fue el primer juguete del mundo en ser anunciado en televisión). A lo largo de su historia Ken ha sido producido en más de 40 versiones.

Mención especial merece su legendario novio Ken. Su primera aparición se remonta a 1961, y su primer encuentro con Barbie tuvo lugar en el set de su primer spot de televisión (Barbie fue el primer juguete del mundo en ser anunciado en televisión). A lo largo de su historia Ken ha sido producido en más de 40 versiones.

Además, en el mundo de Barbie también tienen cabida los animales, y a lo largo de su existencia ha tenido siete caballos, tres ponis, cinco perros y dos gatos.

El variopinto mundo familiar de Barbie alterna encuentros, aventuras y viajes en un ambiente de casas, coches, aviones, tiendas y elementos de diseño que son perfectamente coherentes con el estilo del período vivido: los primeros barrios residenciales, la cultura hippie, la corriente “surferos”, la exaltación de la vida sana y el deporte… Desde la Dream House (casa de ensueño) de 1962 la vida de ciudad de Barbie y su familia cambia, porque se trasladan a una pequeña localidad a la Barbie’s Town House (casa de ciudad) de 1974, dotada incluso de ascensor.

Barbie también nos sirve de guía en el mundo del motor; la cultura hippy de los primeros años setenta la llevó, acompañada de su familia, a transitar velozmente en un Country Camper (1971), alternándolo para las vacaciones con un Beach Bus (autobús playero) en 1974, pasando por el célebre Catamaran de 1976 y una Speed Boat (lancha rápida) en 1990. Para sus desplazamientos Barbie se dotó también de un avión (1990). Su pasión por los coches la pondrá al volante del legendario Star Vette de 1977, del Ferrari (1989), del Porsche (1992), del Lamborghini (1993), del Fiat 500 (2009), sin olvidar el mítico Wolkswagen Escarabajo de 1978. 



4) Barbie ciudadana del mundo

Este apartado muestra uno de los aspectos más originales y modernos de la historia de Barbie: la búsqueda, desde 1964 de una relación entre las diferentes culturas.
Barbie es desde el principio de los años sesenta un crisol multiétnico, una embajadora de los usos, costumbres y culturas de todo el mundo. Ya desde la primera serie Barbie & Ken Doll’s Travel Costumes (Vestuario de viaje de Barbie y Ken) de 1964, que homenajeaba a Japón, México, Hawai, Suiza y Holanda, Barbie ha subrayado la importancia de la variedad multirracial como un imprescindible valor contemporáneo, y de la normalización y la aceptación de la diversidad.

En sus 56 años de vida ha representado a 50 diferentes nacionalidades. Tras haber tenido su primera amiga afroamericana, Christie (1968), Barbie se transforma en 1969 en Spanish talking Barbie (Barbie habla conmigo español) y, por primera vez, en 1980 aparece la Black Barbie (Barbie negra), con un maquillaje muy refinado, ojos castaños y pelo rizado. 
 
A partir de los años ochenta nace una nueva serie de Barbie para coleccionistas denominada Dolls of the World (Muñecas del mundo), que presenta de manera continuada a las Barbies vestidas con atuendos tradicionales y con rasgos étnicos característicos. 


En 2013, y con motivo del 35 aniversario de Barbie en España, se lanzó a principios de año la muñeca “Barbie España edición especial Sara Baras”, que invitaba a las niñas a confiar en ellas mismas y a perseguir sus sueños del mismo modo en que lo hizo la bailaora. Parte de los beneficios recaudados con dicha muñeca (de la cual se vendieron más de diez mil unidades) se destinaron a Aldeas Infantiles SOS.

Además de esta muñeca y en agradecimiento a Sara, se creó una muñeca a su imagen y semejanza, de la cual se produjeron tan solo dos unidades (una de ellas fue subastada con el objetivo de recaudar fondos para la asociación Aldeas Infantiles SOS).
La bailaora gaditana fue la primera artista española en incorporarse a la larga lista de célebres mujeres a las que Barbie ha homenajeado con una réplica a su imagen.

5) Puedo ser…

En 59 años de vida Barbie ha tenido más de 150 profesiones obedeciendo siempre a su lema: I Can Be (puedo ser). Con ello Barbie ha estado lanzando a las niñas un mensaje fundamental: que su límite son ellas mismas, que pueden llegar a ser lo que quieran y hacer sus sueños realidad. Este mensaje, hoy tan asumido por la mayoría de la sociedad occidental, fue absolutamente revolucionario en 1959 y durante las siguientes décadas.
Por primera vez, una muñeca abandona la forma de un bebé para adoptar la de una chica. Hasta entonces, las niñas únicamente podían jugar con sus muñecas a ser madres, reforzando el estereotipo de madre y esposa. Barbie, sin embargo, adoptando diferentes profesiones como astronauta, policía, médico, bombero o soldado, incita a las niñas a imaginarse a sí mismas como lo que deseen. El carácter global de Barbie hace llegar, también hoy, este mensaje a otras culturas.
Soldado, incita a las niñas a imaginarse a sí mismas como lo que deseen. El carácter global de Barbie hace llegar, también hoy, este mensaje a otras culturas.

Al igual que en otras facetas, Barbie representa con sus profesiones lo que ocurre en la vida real, en la sociedad y en el mundo adulto. Así Barbie Astronauta (1965) homenajea a la primera mujer astronauta, la rusa Valentina Tereshkova, subrayando la importancia del programa espacial. 



En 1989 Barbie se alista en las Fuerzas Armadas, un año antes del comienzo de la Guerra del Golfo, mientras que en 1992 se presenta por primera vez como candidata a la presidencia de los Estados Unidos de América, inspirándose en el histórico intento de 1984 de Geraldine Ferraro de ser Vicepresidenta. En 2008 Barbie juega su primera temporada en el campeonato WNBA (liga profesional de baloncesto femenino) y se aventura como piloto, diez años antes de la primera victoria de una mujer, Danika Patrick, en una carrera del campeonato Indycar (2008).

6) Las Silkstone Barbie Dolls

Se trata de una serie de muñecas inspiradas en los años 50 y 60, creadas exclusivamente como piezas de colección por el estilista Robert Best. Reciben su nombre del material en que están hechas, el silkstone, un plástico blando similar a la porcelana, ideal para reproducir el rostro, el maquillaje, la sofisticación y el refinamiento de la primera Barbie. Esta serie vuelve la mirada a la elegancia de la alta costura de los años 50 y 60, y a la fastuosidad del vestuario de la Barbie original (Teen –Age Fashion Model) de 1959.

El 1 de enero de 2000, coincidiendo con el cambio de milenio, nace la serie Silkstone Barbie Dolls, destinada a aquellas mujeres que en su infancia habían jugado con unas Barbies que ya poco tenían que ver con las del momento. Sus ediciones son limitadas y numeradas y han gozado de gran éxito entre los coleccionistas. El molde de la cabeza utilizado reproduce el estilo de las primeras Barbies, con maquillaje moderno y ropa y complementos de gran calidad.

El guardarropa de estos nuevos modelos, conocidos también como Fashion Barbie Dolls (Barbies a la moda) y Lingerie Model Barbie Dolls (Barbies en lencería), es muy refinado, con una preferencia por la lencería y los vestidos de día y de noche. Además, está impregnado del glamour de las estrellas de los años del máximo esplendor de Hollywood. 


Las Silkstone Barbie Dolls tienen una pose permanente: la mano derecha en la cintura, la pierna izquierda doblada y los pies muy arqueados para calzar zapatos con altísimos tacones que confieren mayor esbeltez a las muñecas y un fuerte impacto femenino. El pelo está realizado con una fibra de calidad superior y los zapatos están diferenciados entre derecho e izquierdo. El cuidado de los detalles y accesorios de la confección, el estudio del maquillaje y los peinados sofisticados de los modelos Silkstone han hecho que Barbie regrese a una estética atemporal. Un retorno a la esencia de Barbie como icono de estilo y seducción

7) Barbie en la pasarela

La relación de Barbie con la moda ha sido también determinante para la transformación de su estilo y las remodelaciones de su fisonomía.
Tras encarnar la moda de los años 60 y 70, Barbie se convierte también en fuente de inspiración para los grandes diseñadores de moda.
El primer diseñador de moda que pone su firma en la caja de Barbie es BillyBoy*, que en 1984 realiza una serie de bocetos y prototipos en los que Barbie luce creaciones de alta costura muy refinadas, presentadas en París junto con el nuevo modelo Barbie BillyBoy* creado con ocasión de la exposición itinerante Nouveau Théatre de la Mode (1985). 

A partir de 1985 surgen colaboraciones con más de 75 destacados modistos a nivel mundial, así como producciones personalizadas refinadísimas, que refuerzan en cada caso la imagen de Barbie como icono de estilo: BillyBoy*, Moschino, Ferré, Versace, Dior, Gucci, Calvin Klein, Vivienne Westwood, Prada, Givenchy, The Blonds, Louboutin u Oscar de la Renta, que fue el primero que diseñó una colección de vestidos de alta costura para Barbie. 




Una de las colaboraciones más sonadas tuvo lugar en 2014. Con motivo del 55 aniversario de Barbie, la muñeca rindió homenaje a uno de los diseñadores de moda más emblemáticos del mundo, el modisto alemán Karl Lagerfeld. Se produjo una edición limitada de 999 muñecas, inspirada en el diseñador, que se agotó en 5 horas. 






8) Barbie y la cultura

Un capítulo aparte merece la relación de Barbie con las artes. Historia, música, Arte clásico y contemporáneo, cine… Barbie acerca las artes en su conjunto a las niñas haciendo que la cultura forme parte de sus juegos y familiarizándolas con personajes y obras relevantes de diferentes disciplinas.
Barbie se ha encarnado en algunas de las legendarias figuras de la Historia; mujeres y reinas que, gracias a sus personalidades fueron verdaderas referencias: Cleopatra, Isabel I de Inglaterra, Madame de Pompadour, Maria Antonieta, Josefina Bonaparte... 


La música también desempeña un papel relevante para Barbie. Barbra Streisand, Diana Ross, Cyndi Lauper o Cher, dieron el testigo a artistas más contemporáneas como Shakira o Jennifer López. 


El cine es, quizás, la disciplina más prolífica en la trayectoria de Barbie. La serie Hollywood Legends, inaugurada con Scarlett O’Hara (Lo que el viento se llevó) en 1994, da vida a muchas de las figuras legendarias del cine, especialmente a las grandes divas de los años cincuenta y sesenta como Liz Taylor, Grace Kelly o Audrey Hepburn. 


Películas de cine clásico como Cleopatra, My Fair Lady, Los pájaros, El Mago de Oz, Sabrina o Vacaciones en Roma, son una inagotable fuente de inspiración para Barbie, quien también fija su interés en las grandes producciones del cine actual como Titanic, Catwoman o Wonder Woman, o de la televisión, con series icónicas como Dinastía o I love Lucy


La Historia del Arte también ha servido a Barbie para acercar la cultura a sus fans. Ya desde principios de los años 70, inició un diálogo con el mundo de la pintura, de los museos y de las galerías de arte. En la serie Artist Serie, inaugurada en 1997, rinde homenaje a los grandes del arte a través de destacadas obras como El beso de Klimt, Los girasoles de Van Gogh, o los Nenúfares de Claude Monet. En 2011 se lanzó la serie Museum Collection, a través de la cual Barbie continua inspirándose en algunas obras de grandes maestros, como Leonardo da Vinci, Klimt, Van Gogh, Monet o Dalí.


Muchos artistas han visto un enorme atractivo en Barbie. Como por ejemplo, Andy Warhol, que en 1986 realizó el famoso retrato de Barbie como homenaje al diseñador de moda BillyBoy* (Retrato de BillyBoy* como Barbie), un testimonio artístico que consagra a Barbie como un icono de la cultura Pop. También el fotógrafo David Levinthal inmortaliza a Barbie en una serie de 75 Polaroid realizadas en 1998, en un contexto de luz y extrema limpidez de la imagen, una de las cumbres artísticas de la relación Barbie- Moda. 






Comentarios